Discriminación a las trabajadoras de Piñar en el proceso de estabilización

La CNT de Granada denuncia que las bases para la estabilización del empleo en la Cueva de las ventanas deja en la calle a las trabajadoras.

Es sorprendente que bajo el paraguas de la Ley de Estabilización el Ayuntamiento de Píñar, gobernado por Izquierda Unida, se empeñe en dañar el empleo de su municipio. En lo que parece un acto de venganza tras la sentencia que condena al Ayuntamiento a readmitir a las trabajadoras que fueron despedidas el pasado 23 de junio, hacen público poco después las bases de la convocatoria de la Oferta de Empleo Público para la estabilización del trabajo en la Cueva de las Ventanas, las cuales, tal y como están constituidas, dejan sin posibilidades a la práctica totalidad de las trabajadoras que han venido trabajando en este puesto de trabajo en los últimos 20 años.

Es como echarlas a la calle dos veces. El Ayuntamiento ha dicho por vías informales que va a rectificar las bases, pero casi dos semanas después aún no es oficial, y no nos da garantías ni confianza de en qué términos va a hacerlo. Es por ello que las trabajadoras organizadas en la CNT han solicitado al Ayuntamiento el pasado jueves 25 que negocie las bases con ellas, atendiendo a que bajo esta sección sindical se encuentran representadas la mayoría de las trabajadoras afectadas por esta convocatoria.

El sistema de puntuación de méritos de la convocatoria discrimina directamente a las trabajadoras que han trabajado en la Cueva desde los años 90, mayoritariamente mujeres del ámbito rural que carecen de estudios universitarios, y que hoy se encuentran entre los 47 y los 62 años de edad.

Solo el 30% de la posible puntuación total a obtener recae en la experiencia profesional, mientras que el 70% restante premia la formación, pero no cualquiera, sino que incurre en fomentar una sobrecualificación con el claro interés de dejar fuera a las compañeras: hasta 30 puntos por estudios superiores académicos “incluyendo máster, doctorado u equivalente”, 20 puntos para titulaciones de idiomas (b1 y b2) 10 para carné de guía oficial y tan solo 10 puntos para otros cursos.

Sin embargo, como apunta Encarnación Garrido, delegada de la sección sindical de CNT “Las trabajadoras de La Cueva en estas últimas décadas hemos recibido una formación de calidad por parte de espeleólogos y geólogos profesionales, provenientes de la universidad, y acumulamos más de 1500 horas en cursos que el ayuntamiento solo puntúa con un máximo de 10 puntos. Contamos con titulaciones como Guías de Cuevas Turística de la ACTE (Asociación de Cuevas Turísticas Españolas), cursos de Turismo Rural, formación muy específica para ofrecer un servicio de calidad y que para el ayuntamiento no valen nada. Además ¿qué es lo que pretende estabilizar el Ayuntamiento? El trabajo en la Cueva se nos presentó como una oportunidad para el desarrollo del pueblo, para que las familias se quedaran aquí en Píñar… algunas de nosotras nos quedamos, tuvimos a nuestros hijos aquí, y ahora nos echan a la calle”

Esta convocatoria contrasta con otras pasadas del mismo consistorio de hace tan solo dos años. Entonces, para estabilizar al personal de guadalinfo, el peso de la experiencia era del 80%, mientras el 20% se cubría con formación relacionada con el puesto con un carácter mucho más flexible. Con esto se demuestra que las bases para la estabilización de los puestos de trabajo en la Cueva están diseñadas minuciosamente para cerrarle el paso a estas trabajadoras, lo cual consideramos una auténtica agresión.

Desde CNT defendemos la idea de que las bases tienen que estar orientadas a estabilizar a las trabajadoras que han trabajado en el servicio, las cuales no son responsables de las malas gestiones del Ayuntamiento ni del abuso de temporalidad en que esta administración ha incurrido durante años. En cambio, se les castiga deliberadamente.

Desde la sección sindical le brindamos al Ayuntamiento la oportunidad de solucionar de una vez por todas este conflicto a través del diálogo y la negociación con las afectadas. Tienen la pelota en su tejado, y a Eloy García Cuenca le toca demostrar si de verdad le importa el empleo o no, y de ver hasta dónde llega la palabra “izquierda” de su partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =